martes, 1 de abril de 2008

Censura





En el año 1938, dentro de la dictadura de Franco, surge la Ley de Prensa (vigente hasta 1966, última etapa del franquismo en donde surgió una corriente aperturista impulsada, entre otros, por Manuel Fraga), con esta ley se impone la censura previa, sancionando todo escrito que: “...directa o indirectamente tienda a mermar el prestigio de la Nación o del Régimen, entorpezca la labor de Gobierno en el Nuevo Estado o siembre ideas permiciosas entre los intelectualmente débiles.”

Actualmente (y desde que el PSOE gobierna) el PPdG está siendo censurado en la TVG , el día 24 de este mes, por ejemplo, en el telediario del mediodía, la rueda de prensa de nuestro presidente, el señor Alberto Núñez Feijóo, en la cual se hablaba del conflictivo tema de la elección de los senadores, duró escasamente 3 minutos, mientras que el presidente de la Xunta tuvo 3 intervenciones.
Ayer, se expulsó a una periodista que asesoraba al PP por estar sin la acreditación debida, pero se permitió la permanencia de un asesor del director general de la compañía, que según dice el informe que leyó la presidenta de la comisión, no podría haber estado ahí.

Esto no es nuevo, en noviembre del 2007, ya nos preguntábamos porqué las informaciones referentes al Partido Popular o bien no se emitían o, cuando eran retransmitidas, eran de tan mala calidad que no se podía entender nada de lo que nuestro partido intentaba compartir con nosotros. http://www.xornal.com/article.php3?sid=20071124170913

Ingenua de mi, que creía que estábamos en un país demócrata, en el cual la libertad de expresión era un derecho de todos y no sólo de unos pocos.
Soy española, gallega, pero sobre todo soy persona y, como persona que soy, tengo derecho a poder escuchar al partido con el cual comparto mis ideas políticas,al igual que escucho al señor Touriño y al señor Quintana (la cantidad de incoherencias que dicen, todo sea dicho de paso, por ejemplo, la última: ese que tanto se opone a los peajes, que quiere quitarlos, si hombre, el mismo que ahora quiere subirlos... creo que se me ha pegado su falta de memoria, ah si, Touriño, bueno de incoherencias ya hablaremos otro día).
Como siempre desde mi punto de vista, el señor Benigno Sánchez, director general de la CRTVG, al impedir o complicar las intervenciones del PPdG está incumpliendo el articulo 19 de la Declaración Universal de los Derechos Humanos, el cual manifiesta que todo individuo tiene derecho a la libertad de opinión y de expresión; este derecho incluye el de no ser molestado a causa de sus opiniones, el de investigar y recibir informaciones y opiniones, y el de difundirlas, sin limitación de fronteras, por cualquier medio de expresión.

Ahora para terminar unas cuantas preguntas:

1ª ¿Señor Zapatero, cuando usted dijo que el PP “tomaba decisiones contra la mayoría, sin escuchar más que a los adictos y sin respetar a nadie" y que con usted todos seríamos escuchados a qué se refería exactamente? ¿A qué iba a escuchar a sus “adictos” y silenciar por todos los medios posibles al PP?
2ª¿ Está aplicando usted la ley de censura previa, al considerar que lo que pueda decir el PP, pueda entorpecer directa o indirectamente a su gobierno?
3ª Y la última, la más deseada, ¿Está llamando ideológicamente débiles a sus votantes?

12 comentarios:

Isra dijo...

El problema del socialismo es su falta total de democracia, es decir, no les interesa la libertad de expresión, porque para eso ya están ellos, cuando alguien les discute algo, lo callan, a gorrazos si es posible, cuando alguien opina diferente a ellos, es malo y un fascista... y lo peor de todo es que la gente no se da cuenta, o no quiere darse cuenta... en fin, es lo que hay... el chiquilicuatre y zapatero. Esto es España???

PD. Gracias por pasarte por mi blog... un abrazo.

Ramón_Lozano dijo...

me ha gustado esa última pregunta. Estabas deseándola, eh?

saludos.

Sísar dijo...

Esa Ley me recuerda mucho a la que se instauró en la 2ª República.

"El 21 de octubre de 1931 se publica en la prensa la Ley de Defensa de la República, que da al Gobierno la posibilidad de suspender alguno de los derechos básicos que vendrían reconocidos en la Constitución, para defender el sistema político y el Gobierno frente a las críticas. Define como "actos de agresión a la República": "toda acción o expresión que redunde en menosprecio de las instituciones u organismos del Estado" o "la apología del régimen monárquico o de las personas en que se pretenda vincular su representación y el uso de emblemas, insignias o distintivos alusivos a uno u otras".

Para actuar en contra de lo que el Gobierno considere "actos de agresión a la República", la ley le permite "suspender las reuniones o manifestaciones públicas de carácter político, religioso o social", "clausurar los centros o Asociaciones que se consideren incitan" a lo que considera agresión a la República, así como "intervenir la contabilidad e investigar el origen y distribución de los fondos de cualquier entidad". También le permite "la incautación de toda clase de armas o sustancias explosivas, aun de las tenidas lícitamente".

Esta ley permitía al Gobierno actuar en contra de la libertad de expresión cuando le conveniera, y de hecho la utilizó para cerrar más de 100 periódicos de derechas y para suspender numerosos actos legítimos de carácter político, religioso o social.

Dado que, ya durante el Frente Popular, Azaña había cerrado numerosos periódicos no adictos, Gil Robles utilizó el Parlamento para denunciar los numerosos atropellos contra ciudadanos por el hecho de ser religiosos o creyentes, o por ser de derechas. Con sus denuncias, basadas en informes que recibía de toda España, haría que los actos violentos quedasen registrados, ante la mordaza a la prensa. El 15 de abril, José María Gil Robles, líder de la CEDA, dice en el Parlamento: "Una masa considerable de opinión, que es por lo menos la mitad de la Nación, no se resigna implacablemente a morir: yo os lo aseguro. Media Nación no se resigna a morir". "

Un saludo

H dijo...

Me ha encantado tu blog. Nos leemos.

AlejandroAlmau dijo...

Todo el mundo sabe que Quintana es tan demócrata como Stalin

Geshcann dijo...

Cosas de los nacionalistas, son los de siempre, pero encima con los que teneis que lidiar son la chusma del nacionalismo, los levantatumbas... Muy buen blog, promete.

Saludos¡¡¡

Aguador dijo...

Pois manda moito carallo...

No se puede esperar "menos" de los nacionalistas galegos... como de los vascos... como de los catalanes... En lo de la censura, como que "no decepcionan" :-(

En fin...

Quedas incorporada a mi blogroll para "as cousas galegas" ;)

Saludos,
Aguador

Ana dijo...

Aguador, espero que no te importe que yo también te agregase, he puesto la página del perfil, si prefieres que ponga un blog en concreto avísame que rectifico.

Graciñas, unha aperta dunha galega :)

pepe dijo...

Desde que en 2003 la nueva dirección asumiera la gestión del ente público madrileño, los resultados económicos y de audiencia de la cadena han caído en picado. Un informe del Consejo Provisional señala que en Telemadrid “el ejercicio del periodismo en términos de pluralidad, objetividad e imparcialidad se ha convertido en una quimera”.

La manipulación política en los medios de comunicación -públicos y privados- no es un fenómeno nuevo. Pero en Telemadrid la situación impuesta por el equipo directivo actual nombrado por el Gobierno de Esperanza Aguirre supera con creces cualquier posible comparación. Nunca en los 17 años de vida de esta cadena se había alcanzado el nivel actual de desinformación y propaganda partidista. Telemadrid ha dejado de ser la referencia informativa de los madrileños para convertirse en un mero instrumento al servicio de Esperanza Aguirre y del ala más derechista del Partido Popular, que utiliza esta televisión como ariete contra el Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero y el PSOE. Una estrategia política que pagan todos los madrileños con sus impuestos.

http://www.youtube.com/watch?v=68Qmg8OXQ34&NR=1

pepe dijo...

http://www.youtube.com/watch?v=lvyydZieW88&feature=related

¿No es de vergüenza?

A este señor se le puso de patitas en la calle por no hacer la entrevista adecuada a Dona Espe.

pinchinho dijo...

A ti te extraña esto??
Quién está en el poder controla las televisiones..., y todos, repito TODOS los partidos hacen lo mismo, o no os acordais de la tan famosa sentecia de Urdaci por difundir 'parcialmente' una noticia sobre una manifestacíón de comisiones obreras, perdona CC.OO. por lo que recibió una orden judicial de admitir el error publicamente y rectificarlo??

Ana dijo...

Pepe y Pinchinho: después de haber visto los vídeos que me recomendaste y otros sobre el asunto y haberme refrescado la memoria en cuanto a lo de Urdaci, deciros que es una completa vergüenza. Este post fue encaminado a la censura que se hace actualmente en la TVG, pero con un fin, creo que no con el que pensáis. Me explico, considero que ya que todos pagamos los impuestos y que, con esos impuestos, se mantienen numerosas cadenas, todos tenemos derecho a escuchar información, verídica, fiel y de todos los partidos. También considero que la política no debería ser el pilar fundamental de la televisión, en mi opinión, deberían estar por encima la libertad de expresión, la cultura y el rigor informativo, cosas que, por desgracia, son secundarias en la mayoría de los casos.
Soy afiliada al PP, sí, pero reconozco que no todo lo que se hace está bien. No voy a ponerme a decir los motivos por los que pertenezco a este partido político en concreto y no a otro, porque no viene a cuento pero, por encima de los partidos, están los derechos de todos los ciudadanos.
Me parece igual de reprochable la censura que pueda hacer el PP que la que pueda hacer el PSOE, yo reivindico esa libertad, el poder escuchar y recibir información en los mismos términos de ambos partidos, no sólo del que está en el gobierno.
Las informaciones que se dan referentes a política no se deberían centrar en un sólo partido puesto que como estamos en un país democrático hay diversidad de simpatizantes y no sólo por eso, sino porque supongo que al igual que a mi me interesa, le interesará a otra gente saber lo que dicen, hacen o dejan de hacer unos y otros.
Yo, como ya he dicho en varias ocasiones, creo que la libertad de expresión es un derecho y, actualmente, parece más un acto de fe.